domingo, 7 de mayo de 2017

La tacaña araña Doña Caña


A la tacaña araña Doña Caña
le gusta contar sus hazañas
a las otras arañas.

Un día contó, 
la tacaña araña Doña Caña, 
que, mientras iba al paso, 
se encontró un zumo de pestaña
que estaba metido en un vaso, 
y enterito se lo bebió. 

¡De repente se le pusieron
las orejas gigantes!
¡Parecía una rata extravagante!
Eso le pasa a la tacaña araña Doña Caña
por ser tan tacaña.



                                     Juan Moral